miércoles, 15 de diciembre de 2010

CUANDO LA IGUALDAD SE PLANIFICA


He tenido la suerte este año de que contaran conmigo para realizar un Plan de Igualdad en una empresa de reconocido prestigio e implantación no sólo en Elche, sino todo el levante español. Tengo que decir que está siendo una experiencia increíble, por lo que se aprende y por lo que se conoce. Conocía la Ley de Igualdad, madre de la que han salido posteriormente los planes de Igualdad, que tienen su nacimiento en el pasado año 2007. Estos planes, novedosos y gran desconocidos tristemente en nuestra sociedad, han servido para que muchas empresas se pongan las pilas en cuanto a la igualdad de oportunidades que tienen las mujeres y hombres trabajadores. En mi caso, me ha servido para realizar un auténtico estudio sociológico en Musgrave S.A.U., conociendo desde dentro cuál es el conocimiento de los y las trabajadores sobre el Plan de Igualdad y a su vez intentando proponer medidas correctoras que intenten paliar la situación. Tiene miga que precisamente yo, un hombre, ponga en marcha un Plan de Igualdad, pero yo creo que ahí es donde se ve el verdadero interés en normalizar la situación, ¿es que sólo las mujeres pueden defender los derechos de oportunidades de ellas mismas? No, tod@s debemos hacerlo, porque una de las principales barreras que tenemos que romper, es que no existen trabajos para mujeres y trabajos para hombres, sino ocupaciones, adaptaciones y responsabilidades. Ahora estoy en la ardua fase de recopilación de información y encuesta, pero cuando tenga conclusiones y empecemos a poner en marcha las medidas será cuando más orgulloso esté de este trabajo.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

EL ABISMO LABORAL


Para llegar a los derechos de los trabajadores que tenemos en la actualidad realmente creo que ha costado mucho esfuerzo y mucha lucha. No ha sido un camino fácil precisamente, y hoy nos encontramos con una diferencia abismal entre los derechos adquiridos de unos y la situación real de otros. Por un lado tenemos a los controladores aéreos, la gran responsabilidad que cargan sobre sus espaldas ha hecho que década tras década se hayan hecho con unos de los salarios más altos de este país, cosa que es difícil de soportar con los tiempos que corren. Por otro lado tenemos a millares de trabajadores de restaurantes de comida rápida (no vamos a dar marcas para no hacerles aún más publicidad) que son explotados sistemáticamente, trabajando por un salario deshonrosos y con unos derechos mínimos cuando les dejan utilizarlos. La organización sindical también es radicalmente diferente, unos tienen la sartén por el mango y los segundos ni siquiera les dejan entrar en la cocina. Es por ello que semejante contradicción es el día y la noche. Vale que no es lo mismo aterrizar un avión que servir una hamburguesa, hasta ahí llegamos todos, pero no puedo evitar sorprenderme e indignarme cuando me entero de las "movilizaciones" de los controladores, por llamarlo de alguna manera, y luego de la impotencia que sufren los trabajadores de este tipo de restaurantes, que nunca salen en la tele. Yo personalmente sufro más a los segundos, suelo ir a comer hamburguesas más que montar en avión, por ello de manera también egoísta me preocupo también por ellos.


Dedicado a los que sabeis que va dedicado, un fuerte abrazo